Carta de un niño a sus padres

Soy un niño. Eso quiere decir que estoy creciendo. Nunca lo olvides.

Vos sos mas grande que yo. Más fuerte, pesas más. Como cinco o seis veces.

Con una de tus manos cubrís toda mi cabeza. Y yo no te llego ni a la cintura.

Si me gritás, tu voz suena como la de un gigante. Y si estas gritando con otro, entonces es como quedar en el medio de una pelea entre dos gigantes.

Si me pegás, aunque sea un “chirlo”, me duele. Mucho. Si yo te pego, apenas te duele. Y lo que más duele es que me pegues vos, que me tenes que cuidar.

Si me pedís cosas que no puedo hacer, no voy a poder hacerlas.

Si me hablás con palabras complicadas, no voy a entenderlas.

¿Te parece “obvio”? Bueno, entonces, no me pidas lo que no puedo y hablame claro. Que vos entiendas no quiere decir que yo entienda.

Tampoco tengo que llegar a ser lo que vos no pudiste ser. Eso es injusto. Vos sos como sos y yo lo acepto así. Vos tenés que aceptarme como soy. Sino, me estas enseñando que no valgo porque no cumplo con tus expectativas. Y esa palabra ya es rara, porque tiene la X y esa letra siempre me confunde.

No soy tonto, ¿sabés?, solo soy chico. Como lo fuiste vos alguna vez. Todos fuimos chicos alguna vez. ¿O acaso vos naciste grande?

Entonces, no me retes o me digas que no soy bueno porque algo no me sale. Enseñame. Si algo no me sale, es porque tampoco vos me enseñaste bien.

A mi me gusta jugar a mis juegos con tu teléfono, tanto como a vos ver tus series en la tele. Pero vos ayudame a mi a manejar eso, porque a mi me cuesta más.

Acordate, vos tenés más experiencia que yo porque cuando eras chico también aprendiste. Yo aún estoy aprendiendo. Vos me llevás toda mi vida de ventaja.

Tampoco me gusta que me compares. Tanto si soy mejor o peor que otros. Eso me confunde. Me hace sentir que te importo solo por lo que los demás opinan de mi. Y eso ya es muy complicado, ¡hasta para vos debe ser complicado eso! ¿O no?

Y lo que menos me gusta es que me uses para conseguir algo. Eso no sé por qué lo haces, no llego a entenderlo. Por favor no lo hagas nunca.

Por último, dos cosas.

Primero: prestame atención, tiempo y energía TODOS LOS DÍAS (y no un ratito en la semana). Aunque parece que me resista o que estoy haciendo la mejor cosa del mundo, en realidad prefiero pasar tiempo con vos.

Y lo segundo : cuidame y teneme paciencia. Bueno, son dos cosas, pero van de la mano. Cuidar y tener paciencia. Inventé una palabra para eso: cuidapaciencia. Te la regalo. Por favor, usala.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.